miércoles, 8 de octubre de 2014

LA VOZ GAFA Y EL ASTIA DE LA GOMERA

Francisco Javier Gil Rodríguez



    Imagen 1: Dibujo de Leonardo Torriani. Habitantes de La Gomera

         Para buscar noticias de carácter histórico sobre el salto del pastor hemos de llenarnos de paciencia, y pasar muchas horas de investigación….algunas fructíferas y otras no tanto. Hay que desmenuzar una pequeña información un millón de veces para lograr obtener  datos de interés.

      De esta manera releyendo la obra de fray Juan de Abreu Galindo, autor andaluz que escribió a finales del siglo XVI la “Historia de la conquista de las siete islas de Canaria” nos relata en el Capitulo XXVIII  el “episodio” de Iballa y la muerte de Hernán Peraza a manos de los Gomeros; creo que no tiene desperdicio.

“Pasados algunos días, Hernán Peraza se avenía mal con sus vasallos, tratándolos con rigor y aspereza, deseándole los amigos y enemigos todo mal. No contento con la que en casa tenía, trató de amores con una gomera hermosa, que vivía en unas cuevas en el término de Guahedun, donde tenía sus tierras de sembrar; y, con achaque de que las iba a sembrar, se fué allá, que era por noviembre, con sólo un escudero y un paje. Habíale avisado un gomero, que se decía Pablo Hupalulu, viejo, a quien los demás reverenciaban y tenían por padre, que se guardase y tratase bien a sus vasallos; por lo cual Hernán Peraza lo quería mal y tenía por sospechoso. Como vió el Pablo Hupalapu que tenía sospecha dél, juntóse con los del bando de Mulagua, y fueron a una peña, donde hacían su consulta, en Tagulache, y trataron solamente de prenderlo; y concertaron con la gomera de quien andaba Hernán Peraza enamorado, lo mandase a llamar, y así lo hizo.

Era Hernán Peraza valiente y animoso y atrevido. Aconsejóle su escudero no fuese donde la gomera le llamaba. No quiso, sino entrar donde la hermosa gomera estaba con su vieja, y solas en una cueva; y mandó al escudero y al paje se fuesen a otra cueva. Los gomeros estaban avisados y juntos. Pablo Hupalapu con otros compañeros se fueron a la cueva donde estaba Hernán Peraza y a cuantos encontraban, avisaban cómo lo iban a prender, que estuviesen aparejados. Todos estaban de acuerdo. Hupalapu, como era viejo, se quedó un poco atrás; los demás se adelantaron. Estaba un mozo, que se decía Pedro Hautacuperche, que guardaba su ganado en Aseysele, en el término de Guachedum, y pariente de la moza: dijéronle iban a prender a Hernán Peraza, que estaba con la parienta en Guahedun, y que Pablo Hupalapu venía con ellos al efecto. Éste era del bando de los de Mulagua, muy atrevido, ligero y determinado; estaba sentido de Hernán Peraza y deseaba se ofreciera ocasión para vengarse. Y, como entendió iba Hupalapu con ellos, tuvo más ánimo, por el respecto que todos le tenían. Dijo a los compañeros que no aguardasen a Hupalapu, que era viejo; que él lo prendería, que bastaban. Y, puestos encima de la cueva donde Hernán Peraza estaba, la gomera, como estaba avisada y sintió el ruido, le dijo que se vistiese presto, que lo venían a prender sus parientes. Vistióse de presto; y, por disimular, se vistió una saya. Y, al tiempo que salía, la vieja que estaba dentro, que era de la consulta, dijo: -Ése que sale es; prendedle, no se vaya. Como Hernán Peraza lo oyó, tornóse dentro, viendo la gente que le estaba aguardando, diciendo que lo habían de prender o matar en hábito de hombre, y no de mujer. Y, poniéndose las corazas y embrazando la adarga y su espada, se puso a la puerta de la cueva. Estaba encima Pedro Hautacuperche, con un asta como dardo, con un hierro de dos palmos, y arrojándosela, metió por entre las corazas y el pescuezo, que lo pasó de arriba abajo, y luego cayó allí muerto. Mataron también al escudero y al paje que había llevado consigo”  [1]



Imagen 2: Cueva de Guahedúm, La Gomera. Revista La Sorriba Nº 20, Febrero 1985, Centro Amilcar Cabral.

Subrayado en amarillo “asta como dardo, con un hierro de dos palmos”; lo primero que  viene a mi mente, “moderna”, es que Abreu estaba equivocado al hacer tal aseveración, cómo van a tener hierro las astas de esa época utilizadas por los gomeros. Pero recapacitando y haciendo diferentes cálculos históricos creo que es muy viable esa información de Abreu.

Desde las primeras entradas efectuadas por los normandos Jean Bethencourt y Gadifer de La Salle (1405), Maciot de Bethencourt (1405-1418), (y por cierto aunque no haga alusión a la isla de la Gomera en la obra Le Canarien, tenemos una ilustración al parecer referida a los habitantes de la isla de Gran Canaria, donde vemos las figuras de varios canarios en la que se observa a uno de ellos con un palo largo y en la típica posición de los brazos  preparado para brincar [2] ). Fernando de Castro (portugués, de 1424 a 1454), Conde Niebla, Guillén de Las Casas (1445), Hernán Peraza El Viejo (1448-1450), Diego García de Herrera e Inés Peraza (1452-1477), Hernán Peraza (a partir de 1477); los gomeros mantienen una relación de cierta conveniencia; “de no agresión” con los colonizadores europeos y al revés , con sus tiras y aflojas, por supuesto. En este espacio de tiempo he de suponer que cogerían recorte de las armas y hierros de los europeos, adaptándolas a sus necesidades aparte de convertirse al cristianismo…..no olvidar que los responsables de la muerte del sanguinario Hernán Peraza fueron Pablo Hupalupu y Pedro Hautacuperche, se supone que “cristianos” gomeros, como sus nombres castellanizados indican (Pablo y Pedro).



Imagen 3: Le Canarien. Isla de Gran Canaria

Volviendo a lo escrito por Abreu Galindo, nos encontramos con un “asta…, con un hierro de dos palmos”; o sea que el regatón o puyón mediría unos 40 cms de largo. Como vemos, los gomeros del siglo XV ya se habían encargado de cambiar el cuerno de cabra por el de hierro, a todas luces más resistente y duradero.

Llegado a este punto del trabajo me dije, es curioso comprobar que entre las diferentes denominaciones para los palos largos de los pastores,  no había ninguna que hubiese llegado hasta hoy en día, que se pudiera entroncar con la primera lengua de los canarios; el tamazight.

 Mencionaré el nombre de diferentes armas de los canarios, ¿con variadas funciones?, recogidas en las crónicas de la conquista y colonización de las islas: Añepa,banot, magado, moca, susmago, tamasaque, tezezes.

 Recordar en un breve repaso aproximado los nombres actuales de dichos palos: Garrote, lanza, astia, asta, lanza, palo, lata….

Una vez aquí hemos de esperar a leer la obra excelente de Juan Bethencourt Alfonso; insigne historiador, etnógrafo, arqueólogo (solamente por sus meritos se merece estos títulos) de Tenerife. Su amplia investigación de campo, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, nos aporta una información constante, inédita y voluminosa de nuestro pasado. Su principal obra “La Historia del Pueblo Guanche” desglosada en tres tomos publicados por Francisco Lemus, Editor en el año 1991,1994, 1997 son de obligada consulta.

Leyendo el primer tomo, en el apartado sobre “vocabulario de la lengua guanche”, nos da una noticia muy escueta e interesantísima recogida en la isla de la Gomera [3] :

GAFA, G., <<La Lanza>>.

Con esta grata aportación me puse a buscar en diferentes tratados, de lengua tamazight, y buscando y buscando, por fin encuentro un acercamiento a la voz gomera GAFA, la localizo en el tamazight hablado en el centro de Marruecos [4]; un verbo con parecidas acepciones:

“GFY” GAFY, GGUFI, GGUFY, TAGAFAY, TYAFAY = Longer (costear, bordear, ir a lo largo de), aller le long de (ir a lo largo de); escalader (escalar), monter (subir, ascender), grimper (trepar, subir a un alto). S-SGIFY, SGAFAY = Faire longer, faire escalader, faire monter le long d´une colline.- AGGAFY = Fait de longer, d´aller le long de, montée, escalade.

Sin más comentarios.

Para terminar añadir una voz toponímica perteneciente a la isla de Lanzarote que está relacionada con GAFA; me refiero a TINGAFA lugar geográfico perfectamente situado a lo largo de la historia de la isla como caserío, vega, roque y en la actualidad Montaña de TINGAFA, desglosare la palabra en tres partes TI – N – GAFA:

TI, <<pronombre demostrativo autónomo femenino singular, “la”.
N, <<preposición genitiva>>, “de”.
GAFA, <<..AGGAFY>>, “escalar, subir, ascender, bordear, trepar…”.
Literalmente “la de la escalada, la de la subida”.




Imagen 4: El Toscón de Tejeda, Gran Canaria, inicio de los años 90.           Foto: Miguel Angel García



[1] Fr. J. de Abreu Galindo: Historia de la Conquista de las  Siete Islas de Canaria. Págs. 248-249. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. Canarias. Año 1977.
[2] Le Canarien, Crónicas francesas de la Conquista de Canarias. Introducción y tradución Alejandro Cioranescu. Aula de Cultura de Tenerife. Año 1980. “Capitulo LXVII, Aquí habla de la isla de Gran Canaria y de la gente que vive en ella”. Pág. 165.
[3] Juan Bethencourt Alfonso: Historia del pueblo Guanche, Tomo I. Pág. 273. Francisco Lemus Editor. La  Laguna. Año 1991. Edición por Manuel A. Fariña Gonzalez.
[4] Milou Taifi: Dictionnaire Tamazight-Francais (Parlers du  Maroc  Central). L´Harmattan -Awal.  Año 1991. Págs 148-149.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada