domingo, 18 de mayo de 2014

EL CUENTO DEL ROQUE NUGRO Y MARÍA BENTAYGA

Francisco Javier Gil Rodríguez


      La narrativa oral en las islas siempre estuvo presente como un elemento de transmisión de costumbres, hechos y tradiciones, que perduraban en el transcurso de los siglos (Recuérdese que en la isla de La Gomera y El Hierro se han recogido romances castellanos originales del siglo XIV y XV hasta hace pocos decenios).  Aunque en los últimos años con la llegada a casi todos los lugares de nuestra geografía de costumbres y usos extraños traídos por foráneos y mostrados en televisión hasta en el último rincón se están perdiendo muchos recuerdos de la identidad propia a cambio de la uniformidad de la Aldea Global.  Aún así, es posible encontrar relatos de la rica tradición oral, entremezclados con elementos modernos, pero todavía llenos de un carácter especial y propio.  Los magos (campesinos) del campo de las islas han tenido desde siempre  fama de ser muy astutos, taimados y zorroclocos  -especialmente en todo lo que tenga que ver con relaciones comerciales y de todo tipo con otros pagos y localidades distintas a la de procedencia-.  Más de un avispado forastero venido de la ciudad con malos pensamientos y peores intenciones se las han tenido que ver con elegantes muestras de astucia y picaresca dignas de figurar en una Antología de la Burla Popular y volver a la capital con el rabo entre las piernas.  Además abundan los relatos transmitidos de forma oral durante generaciones donde se mitifican hechos reales sincopados con leyendas antiguas, mezclando lugares y nombres, transformando viejas tradiciones orales que se pierden en la bruma del tiempo en narraciones simpáticas plenas de chispa y de un humor casi negro.
      Este cuento fue recogido el año 1990 y publicado primero en el folleto de la XXII Ruta de Bentejuí, 23-24 Abril de 1994; y en segundo lugar en el Boletín informativo de la Federación del Salto del Pastor Canario Nº 33, Octubre - Diciembre de 2008.

      El ejemplo que se narra a continuación me fue referido hace un par de meses por un anciano que ha visto correr muchas veces los barrancos de Tirajana.  Tiene nuestro hombre 78 años y se llama Guillermo Suárez García, aunque es mejor conocido por Pancho Suárez y reside en El Sequero de Tirajana.  A él va dedicado este artículo.  He intentado respetar al máximo el espíritu y la letra de la narración, sólo actuando para darle forma escrita al cuento, haciendo notas a pie de página donde he creído conveniente.
Historia  de  Roque  Nugro  y  María  Castaña-María Bentayga



               Guillermo Suárez García                                                                               Antonio Santiago Hidalgo 


           "Cuentan los antepasados que a aquello de María Castaña-María Bentayga le pusieron el nombre porque había un hombre que iba y venía a comprar a San Mateo; y dicen que el tal hombre empezó a traer (1)   cosas y más cosas cargadas en mulos.  Estaba el hombre siempre acompañado por una mujer en matrimonio (2).

            Después de algún tiempo de comerciar asiduamente en San Mateo los vendedores inquirieron por los nombres de tan buenos clientes y éstos respondieron:

–         Yo me llamo Roque Nugro (3)  y, aquí mi señora, se llama María Castaña- María Bentayga.

            … Y entonces pasaron los años; trayendo y trayendo mercancía (4).  Al principio pagaban lo que traían, luego sólo una parte y más tarde poco o nada.  Así se fue acumulando una deuda muy grande.

             Sólo cuando el matrimonio dejó de acudir a San Mateo por un largo período de tiempo corrió la alarma entre los acreedores.  Y empezaron a buscarlos en dirección a las cumbres (5).  Cuando llegaron a Tejeda preguntaban a todos los que iban encontrando la misma pregunta descorazonadora:

–             ¿Conoce usted, aquí en Tejeda, a un señor que se llama Roque Nugro y a su señora María Castaña- María Bentayga?

              La respuesta socarrona era la siguiente:

–              Sí, sí hombre, como no; el Roque Nugro es aquel y la María Castaña - María Bentayga (6) es aquella otra- señalando en dirección al macizo donde están los roques centrales de la Isla.

           Entonces estas gentes de San Mateo se quedaron en blanco, pues cómo le iban a poder cobrar las deudas al Roque Nugro y a María Castaña- María Bentayga…"

            La sonrisa irónica del narrador sigue acompañando la memoria mientras transcribí sus palabras en  papel.
          También es oportuno anotar que otros ancianos de la zona se refieren al otro roque emblemático de la Caldera de Tejeda, el Roque Bentayga, como María Bentayga.  Es muy posible que pudiera ser otra variante a esta historia, donde perviven, tal vez, personificaciones masculinas y femeninas de los roques emblemáticos de los antiguos canarios, entremezclados con episodios más modernos.
(1) Traer: Es decir que la persona que habla o la persona que creó la historia estaba en el lugar a donde las mercancías eran traídas.

(2) Matrimonio: Aquí el narrador quiere dejar claro que la pareja en cuestión dice a sus suministradores que es un matrimonio canónico y legal con la credibilidad que eso reporta.

(3) Roque Nugro: Hemos recogido entre los habitantes mayores de los municipios cumbreros las variantes Nuro, Nugro o Nubro y mucho menor la variante más castellanizada de Nublo. Ver entrada en este mismo blog. del 1 de septiembre de 2013 "Sobre el topónimo Roque Nugro, apuntes e interpretaciones".

(4) Ver nota 1

(5) Nuestro informante no lo dice de forma explícita en su cuento, pero da por supuesto que el matrimonio deudor ha dejado entender en San Mateo que las mercaderías que compran tienen destino en los aislados pagos cumbreros; y es allí donde los acreedores van a buscarlos.

(6El Roque de María Castaña es identificado por nuestro comunicante como el actual roque conocido como “La Rana”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada